Cómo eliminar el gotelé

El gotelé es una técnica pictórica muy útil para camuflar los defectos de las paredes pero esta rugosidad también hace que los colores parezcan más apagados, proporcionando un aspecto más clásico a las estancias. Si decides eliminarlo, te explicamos cómo hacerlo.

Materiales

  • Pasta cubregotelé (recomendamos la que se aplica con rodillo, aunque las hay que se aplican directamente con llana)

Hay que decidir qué sistema se va a usar para eliminar el gotelé. Básicamente hay dos métodos:

-Cubriéndolo: la mejor opción cuando se trata de pintura acrílica, dura y difícil de retirar.
-Raspándolo: es interesante cuando la pintura es temple, muy blanda y sencilla de eliminar y se tiene la seguridad de que debajo la pared está en buenas condiciones. También hay sistemas para raspar el gotelé acrílico.

Lo más común es que tu pared esté acabada con pintura plástica (acrílica) por lo tanto te recomendamos cubrirla usando la pasta cubregotelé.
• Para calcular cuánta pasta necesitas tienes que medir las paredes alto x ancho. El resultado son los m2 de cada pared. Suma todas las paredes para hallar el total (descuenta la superficie de puertas y ventanas). La pasta cubregotelé tiene un rendimiento aproximado de 1 kilo por m2 (varía ligeramente con cada fabricante). Así sabrás cuántos kilos necesitas.
• La pasta cubregotelé permite un espesor de unos 3 o 4 mm, si el gotelé es muy pronunciado probablemente habrá que aplicar dos capas. Tenlo en cuenta a la hora de comprar el producto.

Cómo cubrir el gotelé

1. Protege los muebles

Agrupa los muebles en el centro de la habitación y tápalos con plástico. Protege con cinta de papel los cercos de las puertas, rodapié, interruptores y cualquier elemento que no se deba manchar. Pon cinta de carrocero en el encuentro del techo y de la pared.

2. Remueve el producto

Si lo indica el fabricante, remueve el producto. Usa preferiblemente una varilla removedora adaptada al taladro. Esta pasta es espesa y te costará más trabajo utilizar manualmente otro utensilio.

3. Aplica la pasta cubregotelé

Aplica la pasta con el rodillo en sentido vertical, horizontal y diagonal cubriendo bien el gotelé. Si el rodillo de 20 cm te pesa mucho al cargarlo con pasta cubregotelé, puedes usar otro más pequeño. Tardarás algo más en aplicar el producto, pero te cansarás menos.

Consejo

Cubre en cada pasada zonas de 2 x 2 m. Si intentas abarcar más, la pasta puede secarse demasiado pronto antes de que la alises con la llana. Si la aplicas en pasadas demasiado pequeñas, te quedarán demasiadas uniones, con lo que después tendrás que lijar más.

4. Elimina los rebordes con la llana

Pasa la llana ancha horizontalmente sobre la pasta aplicada, intentando que no queden rebordes entre una pasada y otra.

5. Lija las imperfecciones

Deja secar el tiempo indicado por el fabricante y lija las imperfecciones y uniones entre pasadas.

6. Puedes aplicar una segunda mano

Si es necesario, aplica una segunda mano de pasta cubregotelé y pasa la llana ancha, ahora verticalmente. El resultado de esta segunda capa será mucho más fino y perfecto. Respeta el tiempo de secado indicado en el envase del producto y lija suavemente.

7. Elimina el polvo

Repetir el proceso con todas las paredes. Limpia el polvo del lijado con un trapo.

8. Sella la superficie

Una vez eliminado el gotelé, antes de pintar la pared es conveniente sellarla. Puedes hacerlo con un producto imprimación o con una primera mano de pintura blanca muy diluida.

9. Ya puedes pintar

Con el sellado realizado, ya está lista la superficie para recibir la pintura que hayas programado.

Cómo raspar el gotelé al temple

Si por el contrario, prefieres raspar el gotelé, tan solo necesitarás un pulverizador de agua y una espátula de 5 ó 6 cm de ancho para llevar a cabo la tarea. Y seguir estos sencillos pasos:

1. Humedece la pared

Moja el gotelé al temple con el pulverizador de agua, cubriendo zonas de 1 x 1 metro. No empapes demasiado la pared para evitar que el temple forme una pasta, solo humedece hasta que el color oscurezca.

2. Retira la pintura

Sitúa la espátula en la pared inclinándola ligeramente y, con un movimiento firme hacia arriba, retira la pintura. Repite por toda la pared, con cuidado de no clavar los extremos de la espátula para no dejar marcas.

3. Aplica imprimación

Aplica una capa de imprimación antes de pintar.

Consejo

Si la pintura es plástica (acrílica) el raspado no puede hacerse con espátula, pero existen alternativas que hacen la tarea mucho más fácil como el kit KitomasGota.

No se permite realizar comentarios.